Los Bodegueros (o Ratoneros Andaluces) se encuentran entre los perros más listos a escala mundial, ya que poseen una capacidad analítica pocas veces vista en el universo canino. Además de mentes lucidas tienen un carácter cariñoso, por lo que disfrutan de pasar largos ratos jugando con sus preferidos de la familia: los peques.

Estos canes son perfectos para la vida urbana, pues se adaptan a casas de todo tipo, incluso a pisos en el centro de una ciudad mediana o grande. Y eso no es todo: son sociables y pueden llevarse muy bien con otros perros y gatos. ¿No te puedes creer que sean tan perfectos? Continúa leyendo para saber si el Bodeguero Andaluz es el perro que andabas buscando.

Datos básicos

  • Tamaño: entre 35 y 43 cm de altura
  • Peso: entre 7 y 8 kilos
  • Esperanza de vida: entre 14 y 15 años.
  • Ideales para: pisos o casas de cualquier tamaño. Familias. Deportes caninos. Caza en ámbitos reducidos.

Orígenes del Bodeguero Andaluz

Los ancestros de estos perros son los Fox Terrier de origen británico, que se asentaron junto a sus dueños en la provincia de Cádiz a principios del siglo XIX.  Ya en suelo español, estos ejemplares se cruzaron con los perros ratoneros autóctonos utilizados para mantener las bodegas y los almacenes libres de ratones, dando origen a la variedad actual de Bodeguero Andaluz.

Además de su función como cazadores bajo techo, también fueron utilizados en excursiones de caza a campo abierto y en la domesticación de caballos. En la actualidad es habitual verles como perros de compañía, aunque mantienen sus habilidades naturales intactas. La raza fue reconocida oficialmente en España a principios del siglo XX. Sin embargo, todavía no cuenta con una estandarización a nivel internacional.

perro-de-raza-bodeguero-andaluz

Características físicas del Bodeguero Andaluz

Los Bodegueros poseen un cuerpo compacto y delgado, con huesos ligeros que les dan un andar ágil y flexible. Tienen un cuello cilíndrico, sin papada. Su dorso presenta un ligero declive hacia la parte posterior. El pecho es musculoso, con costillas algo sobresalientes y vientre recogido.

Las patas son finas y de largo medio, pero sumamente resistentes y atléticas. Sus pies tienen dedos redondeados y uñas que llegan al suelo para ayudarles a mantener el equilibrio. La cola es de implantación alta, insertada de forma perpendicular a la espalda.

Poseen cabezas triangulares con un cráneo semiplano y mandíbulas que cierran en forma de tijera. Los ojos, pequeños y oscuros, brillan con una mirada que revela su fenomenal inteligencia. Las orejas son bastante grandes, con forma de triángulo y se encuentran erguidas, aunque es habitual que la punta caiga hacia delante.

Esta raza se caracteriza por un pelaje corto y fino, muy denso en todo el cuerpo. El manto es de color blanco a excepción del rostro, que presenta una máscara negra con cejas de color fuego. Durante el proceso de hibridación se privilegiaron los ejemplares de color claro, para facilitar su distinción en ambientes oscuros.

El temperamento del Bodeguero Andaluz

Los perros de esta raza tienen una personalidad enérgica, lo que les hace ser el centro de atención. Son muy juguetones y se llevan muy bien con los niños de todas las edades, sus compañeros de travesuras preferidos.

A veces pueden parecer nerviosos, ya que siempre están atentos y el mínimo ruido puede hacerles reaccionar. Son cazadores natos, que apenas necesitan ser instruidos para capturar presas pequeñas  en entornos reducidos. Poseen un olfato y un oído tremendamente desarrollado.

Los Bodegueros son sagaces y aprenden a la velocidad del rayo. Tienen una capacidad natural para identificar y resolver situaciones complejas. Un entrenamiento dinámico es necesario para evitar que se aburran, algo que sin duda ocurrirá con los ejercicios repetitivos.

La socialización y una educación firme son necesarias desde muy temprano para evitar que puedan desarrollar tendencias territoriales o volverse demasiado independientes. Para estar equilibrado un Bodeguero Andaluz debe sentirse parte de una manada y no el líder de la misma.

Suele llevarse bien con otros perros y animales. Su personalidad extrovertida y su facilidad para hacer amistades harán que se acerque sin miedo a los desconocidos. A veces puede ser un poco terco, pero si se le guía de manera adecuada este rasgo tiende a desaparecer.

perro-bodeguero-paseando-con-su-dueña

Cuidados que precisa un ejemplar de Bodeguero Andaluz

Estos canes pueden adaptarse bien a los hogares pequeños si disfrutan de salidas diarias que les permitan dar rienda suelta a su personalidad. Gracias a su inteligencia natural no te será difícil entrenarles para que hagan sus necesidades en la calle.

Necesitarás pasear con él – al menos- tres veces por día. Durante estas salidas procura que realice una actividad entre moderada e intensa, pues es algo que su instinto le pide. Por eso mismo, deberás tener cuidado de que no salga corriendo al ver animales pequeños en las cercanías, pues sin duda intentará cazarlos.

Los Bodegueros son verdaderos atletas en miniatura. Los deportes caninos como el agility o las pruebas de obediencia son una buena opción para que se deshaga de su exceso de energía.

Por otro lado, no es una raza que suelte demasiado pelo; un cepillado semanal bastará para dejar su manto impoluto. Los baños tampoco deben ser demasiado frecuentes: con asearlo cada dos meses o cuando esté muy sucio será suficiente.

La salud del Bodeguero Andaluz

El Bodeguero Andaluz es una raza muy saludable y prueba de ello es su gran longevidad. Sobre todo deben extremarse las precauciones con los cachorros, ya que son muy sensibles a los cambios de temperatura y pueden resfriarse con facilidad.

Si el perro caza ratas habitualmente procura tener al día su calendario de vacunación y controla que esté inmunizado contra la rabia, una enfermedad transmitida habitualmente por los roedores.

Otro problema frecuente se relaciona con sus glándulas anales, ya que en ocasiones éstas no se vacían adecuadamente y necesitan de atención médica. Una de las señales de esta afección es ver al perro arrastrar los cuartos traseros por el piso o frotarse contra la pared para calmar el picor que esta situación les produce.