Es una de las afecciones más comunes y molestas que puede sufrir un perro. A menudo, esta irregularidad gastrointestinal suele tener relación con otros padecimientos. Aprende a detectar las señales de alerta de la diarrea en perros y sus causas para poder solucionar este problema cuanto antes.

Señales de alerta de una posible diarrea

La diarrea es una afección fácilmente identificable: el can evacuará heces más blandas de lo habitual  y, en algunos casos, completamente líquidas. Por otro lado, las deposiciones serán mucho más frecuentes y difíciles de controlar.

No es raro que un perro con diarrea haga caca dentro de la casa, incluso aquellos que están bien entrenados. Además, el can puede presentar vómitos, fiebre o expulsar gran cantidad de gases.

Otras señales de que la diarrea puede complicarse son: la existencia de sangre en las heces, la falta de apetito y una pérdida de peso evidente en poco tiempo.

Tanto si es una diarrea leve como una más severa, es fundamental visitar un especialista lo antes posible y descubrir qué la está produciendo para actuar en consecuencia.

perro-con-diarrea

Principales causas de la diarrea en perros

Una alimentación inadecuada es uno de los principales disparadores de esta afección. Aunque se cree popularmente que los perros pueden comer cualquier cosa, esto no es verdad. Sus estómagos son delicados y, por ello, es primordial darles una comida apropiada a su naturaleza.

En un gran porcentaje de los casos la diarrea será leve y se deberá a una indigestión pasajera. Sin embargo, también puede tener su origen en otras causas. Por ejemplo:

  • Enfermedades: las bacterias y virus pueden lesionar la mucosa del intestino delgado. La acción de estos gérmenes hará que las deposiciones salgan con sangre, pus o con una sustancia mocosa que recubre las heces. En el caso de cachorros que no han sido vacunados, la diarrea puede ser síntoma de patologías mortales como el moquillo o la parvovirosis canina. Por otro lado, enfermedades graves como los tumores o el cáncer también pueden manifestarse a través de una diarrea.
  • Cambios en la dieta habitual o intolerancia: las modificaciones bruscas en la alimentación pueden causar una mala digestión. La diarrea también puede deberse a alergias o a intolerancias a ciertos tipos de alimento. Un ejemplo habitual es la leche de vaca, poco tolerada por casi todas las razas de perros.
  • Comer lo que no debe: la comida en mal estado o sustancias poco recomendables para los canes como el chocolate, alimentos con azúcar o los embutidos también disparan esta afección.

Pero, además, la diarrea también puede deberse a:

  • Ingestión de plantas venenosas
  • Ingestión de sustancias tóxicas
  • Tragar objetos por accidente
  • Nervios o estrés
  • Ansiedad
  • Parásitos
  • Efectos secundarios de alguna medicación

Si observas que tu perro tiene diarrea, no entres en pánico y sigue los consejos que vienen a continuación.

perro defecando

Cómo actuar si mi perro tiene esta afección

La primera medida, si sospechas que tu perro tiene diarrea, es observar bien sus deposiciones. Si presentan un color rojizo o negro, estarán marcando la presencia de sangre, por lo que deberás llevarlo de inmediato a un especialista. Si ves pus, mocos o gusanos debes actuar de la misma manera. ¡No hay tiempo que perder!

En el caso de que sus heces presenten un color normal, descarta que sea la comida la causa del mal. Para ello se recomienda un ayuno de 24 horas. Durante este período no dejes que ingiera ningún tipo de alimento. Preocúpate, eso sí, de ofrecerle agua para que se mantenga hidratado.

Si el problema persiste tras el ayuno, es hora de visitar a un veterinario, pues la diarrea puede estar relacionada con una dolencia en particular.

Cuidados para un can con diarrea

Además de mucho cariño, un perro con diarrea necesita unas atenciones básicas. La primera medida es ofrecerle una dieta blanda (un poco de arroz blanco cocido por ejemplo).

Las raciones deben ser pequeñas, para ver cómo responde al régimen. Si ves que mejora podrás regresar poco a poco a su dieta normal. El uso de probióticos especiales para perros también está recomendado en estos casos. Será un refuerzo extra a su flora intestinal que le ayudará a mejorar.

Y recuerda: siempre debes seguir los consejos de un profesional cualificado. Nunca debes medicar a un can por cuenta propia, pues ello podría agravar aún más su problema.

Bibliografía

  • Michael, R.L. 2000. Cuarto Módulo del Programa de Educación Continuada. Infectious causes of diarrhea in dogs and cats. p. 63-71.
  • Chandler, E.A.; Sutton, J.B.; Thompson, D.J.1986. Medicina y Terapéutica Canina. Ed. Acribia S.A.