Reconocibles por la belleza de sus ojos rasgados, los siameses son una de las razas más icónicas del mundo felino. Pese a haber sido adorados por monarcas, presidentes y aristócratas, no se comportan de manera altiva. Son cariñosos y muy apegados a su familia. Lee el siguiente artículo y descubre cuáles son las principales características del gato siamés.

Datos básicos

  • Dimensiones: unos 30 cm.
  • Peso: 3 kilos
  • Cuánto viven: habitualmente entre 12 y 18 años (aunque pueden llegar a los 20)
  • Ideales para: familias.

características-físicas-de-la-raza-siamés

Historia del gato Siamés

Estos gatos son originarios del sudeste asiático. Según los registros, se trata de una raza muy antigua. Documentos del año 1350 describen ejemplares muy similares a los actuales siameses.

Se sabe que, en el antiguo reino de Siam (lo que hoy se conoce como Tailandia), estos felinos eran de propiedad exclusiva de la realeza. Asimismo, eran considerados sagrados, pues se creía que recibían el alma de los humanos de alta alcurnia.

Estos felinos eran enviados a un templo, donde pasaban el resto de su vida disfrutando de comodidades y manjares. Los familiares del fallecido eran quienes se ocupaban de que no les faltara de nada, pues la tradición aseguraba que les traerían buena suerte.

A finales del XIX los gatos siameses llegaron a Inglaterra y, poco después, a América. En el Reino Unido se dieron a conocer en la primera feria felina de Crystal Palace. Su gran belleza y su apariencia exótica fascinó a la aristocracia europea. Los siameses con pedigrí que existen en la actualidad, descienden de once gatos que fueron importados desde Siam a Inglaterra en la década de 1880.

En Estados Unidos, el primer dueño de un siamés fue un Presidente: Rutherford Hayes. El mandatario recibió en 1878 un ejemplar como regalo del cónsul norteamericano en Bangkok.  El gato, llamado Siam, murió poco después, pero despertó un enorme interés entre los criadores locales.

gato-siamés-ronroneando

Características físicas del gato Siamés

Actualmente existen dos variedades reconocidas: el siamés moderno y el tradicional. Los primeros poseen un cuerpo elegante, de líneas estilizadas y, al mismo tiempo, musculoso.

La cabeza es marcadamente triangular, con un hocico fino y orejas grandes. Los ojos, de color azul o celeste, suelen ser de forma almendrada y se posicionan de manera oblicua. Su cuello es grácil y largo, en armonía con su cuerpo. La cola es delgada y bien proporcionada.

El pelo del gato siamés es corto y está pegado al cuerpo. Es muy fino y brillante y su coloración se caracteriza por el esquema conocido como pointed. Esto indica que poseen un tono más oscuro en ciertos puntos de su anatomía, como las extremidades, la cola, la cara o las orejas.

La línea Thai, por su parte, tiene un cuerpo más compacto y con formas más redondeadas. Las mejillas están más rellenas y el hocico es más corto. Sus orejas son de inserción alta y más pequeñas.

Los ojos tienen forma alargada y no son tan oblicuos como los del siamés moderno. El largo de la cola también es menor y con una punta más gruesa. Los colores y el tipo de pelo son muy similares en ambos casos.

siamés-observando-su-entorno

¿Cómo es su comportamiento en casa?

Estos gatos demuestran un gran cariño hacia las personas con quienes comparten su vida. Disfrutan de dar y de recibir afecto de manera constante. Son hogareños y muy sociables. Les gusta relacionarse con los miembros de su familia, a través de sus particulares maullidos, que tienen un sonido similar al llanto de un bebé.

Así es como te pedirán que les prestes atención o que les hagas mimos. Otro rasgo muy marcado de su personalidad es la curiosidad. Investigan constantemente su entorno y cualquier cambio que se produzca en él.  Aunque disfrutan del contacto con humanos, mantienen siempre su cuota de independencia.

Ésta es una de las razas de gatos más activas. Además, su poderosa musculatura les otorga una agilidad extraordinaria. Son listos y con una gran capacidad para aprender trucos, como por ejemplo coger y traer la pelota.

Cuidados que precisan los ejemplares de esta raza

Los siameses son felinos con una gran energía, que necesitan jugar para sentirse estimulados y no aburrirse. De lo contrario, les verás trepando hasta cualquier punto de la casa o corriendo sin control. Procura tener un rascador a su disposición para que no se entretengan arañando los sofás o las cortinas.

Además, al ser tan sociables, odian pasar tiempo solos y que no les presten suficiente atención. Como tienen el pelo corto no es necesario un cepillado tan frecuente. Esto también es positivo a la hora de evitar las bolas de pelo.

Este gato alcanza muy pronto la madurez reproductiva y suele tener grandes camadas de cachorros. Por esta razón, cuando entren en celo, deberás extremar las precauciones para evitar peleas con otros machos o que las hembras queden preñadas.

Gato-siamés-a-la-hora-de-comer

¿Qué debe comer un gato de raza Siamés?

Los gatos son animales carnívoros, por lo que la carne y el pescado debe ser el ingrediente principal en su alimentación. Y aunque muchos fabricantes de comida para gato incluyen un poco de arroz por ser el cereal más asimilable, lo cierto es que cuando hablamos de gatos, lo mejor es buscar una alimentación totalmente libre de cereales.

Desde los ocho meses de vida y hasta que son ancianos, podemos alimentar a nuestro Siamés con Cats Health de NFNatcane, un pienso para gatos elaborado con materias primas de alta calidad (variedad de carnes y pescados como ingredientes principales) y libre de cereales.

Su estudiada composición lo hace apto para gatos esterilizados también, bajo contenido en grasas que evitará que nuestro gato adquiera sobrepeso. Y además, un olor y sabor que lo hará irresistible para nuestro Siamés.

¿Qué problemas de salud afectan a los gatos siameses?

Por norma general, los siameses son felinos longevos. Pueden vivir hasta los 20 años. Sin embargo, debido a su particular genética, la raza tiene tendencia a padecer ciertas afecciones.

La más habitual es el estrabismo. Si bien es cierto que hoy en día este problema no está tan extendido, sigue teniendo una incidencia alta. La atrofia progresiva de retina es otro mal que suele afectarles, junto con el carcinoma mamario en las hembras y la hidrocefalia.