Grandotes y adorables, estos perros están entre los más populares del mundo. Son canes pacíficos, obedientes y cariñosos, que establecen relaciones muy cercanas con los humanos. Sigue leyendo para descubrir más sobre el San Bernardo.

Datos básicos

  • Dimensiones: 80 cm o más
  • Peso: entre 45 y 100 kilos
  • Cuánto viven: entre 8 y10 años
  • Ideales para: vivir en casas grandes con patio. Niños. Labores de vigilancia.

Historia del San Bernardo

Este can es originario de los Alpes Suizos y de la zona norte de Italia. Desciende de perros como el Terranova, el Dogo del Tibet y el Gran Danés, además de otras razas ya extintas como el Mastín de los Alpes.

Las primeras constancias de su existencia las encontramos en un hospicio creado por monjes, donde su función era dar refugio a quienes cruzaban el peligroso paso del Gran San Bernardo. Allí servían como escoltas para transportar cargas pesadas y, sobre todo, para rastrear a viajeros perdidos en la nieve.

Se cree que estos perros han llevado a cabo alrededor de 2500 rescates en la zona. El más celebre de todos los ejemplares de esta raza es Barry I, quien entre 1800 y 1810 salvó más de 40 vidas. Entre sus rescates más famosos está el de un niño, a quien encontró durmiendo en una caverna de hielo. Tras lamerlo para darle calor, lo cargó en su lomo y le llevó al refugio.

características-del-perro-San-Bernardo

Principales características del perro San Bernardo

El San Bernardo es un can grande y fuerte, con un aspecto noble y elegante. Su cuerpo es vigoroso y armónico. Cuenta con una poderosa musculatura, con patas largas y rectas preparadas para trayectos extensos y difíciles.

La cabeza de este perro es grande, con un cráneo fuerte y ancho. De hecho, en proporción es de un tamaño mayor que el resto del cuerpo. Además destaca por su cuello robusto y sus orejas grandes y caídas hacia el costado.

Su hocico es notorio, con una trufa de color negro. Las mandíbulas son cuadradas y cuentan con una gran fuerza en la mordida. Por otro lado sus ojos son de color marrón en diferentes tonalidades. Los bordes de sus párpados suelen mostrar una zona más oscura, lo que les da un aspecto inconfundible.

Existen dos variedades de San Bernardo. La de pelo corto tiene una capa externa lisa y densa, además de una interna formada por lanilla espesa. El pelaje de su cola es muy tupido.

En cuanto a la variedad de pelo largo, el manto exterior es liso y de longitud media, mientras que la capa interna está compuesta por una lanilla también espesa. El pelo de su cara y de las orejas es más corto.

En ambos casos suelen tener un manto marrón-rojizo sobre el lomo y los flancos. El pecho, la nuca, las puntas de la cola y de las patas son, en cambio, de color blanco.

físico-de-la-raza-San-Bernardo

¿Cuál es el temperamento de esta raza?

Si buscas una raza tranquila y dispuesta a complacer a las personas, el San Bernardo es la mejor opción. Es un perro que se comporta con una dulzura y una amabilidad sin igual con los miembros de su familia y tiene una especial predilección por los niños. Con ellos será extremadamente paciente y cariñoso, aunque por su gran tamaño siempre hay que estar atentos.

Son perros muy juguetones y activos durante todas las etapas de su vida. Su carácter jovial les hace ser muy sociables, por lo que se relacionan bien con el ser humano. Con los desconocidos pueden mostrarse abiertos si están acompañados por un miembro de la familia. Por el contrario, si se sienten amenazados, serán más territoriales y sacarán a relucir su instinto de perro guardián.

Se consideran canes inteligentes y dóciles, lo que hace que su adiestramiento sea relativamente sencillo. Sin embargo, su gran contextura y su peso pueden dificultar el entrenamiento. Por ello es de vital importancia trabajar la obediencia desde pequeños.

La relación con otros canes debe ser supervisada: aunque no son agresivos ni excesivamente dominantes, su corpulencia puede provocar encontronazos indeseados con otras razas.

¿Qué cuidados requiere un San Bernardo?

Sin duda estos canes necesitan bastante espacio. El entorno ideal para que se desarrollen es en una casa con jardín, donde puedan moverse a sus anchas. No se sentirán cómodos en entornos urbanos con grandes aglomeraciones de gente. Por el contrario, se adaptarán mejor a las zonas periféricas con parques cercanos.

Los San Bernardo no requieren grandes dosis de ejercicio; una actividad física moderada será suficiente para que se mantengan saludables. Lo ideal son dos o tres salidas al día. A diferencia de otras razas, no son excesivamente activos. Lo que si es recomendable es dedicarles tiempo para jugar y que estén emocionalmente equilibrados.

En relación a esto, el cuidado de su pelaje es fundamental. Hay que cepillarles regularmente y recortar el pelo que les crece alrededor de los ojos. Esta zona también habrá que limpiarla a menudo para evitar infecciones.

Puedes bañarles cada mes y medio o dos meses para cuidar la grasa natural de su piel. Finalmente, recuerda que prefieren los climas más fríos, por lo que son canes propensos a los golpes de calor.

Perro-San-bernardo-con-su-cachorro

¿Cómo debo alimentar a mi perro San Bernardo?

Al tratarse de una raza de gran tamaño debemos tener en cuenta que los cachorros crecerán muy rápidamente. Esto nos obliga a darles una alimentación de muy alta calidad que pueda cubrir todas sus necesidades nutricionales para tener un desarrollo correcto.

Desde el destete y hasta los cuatro meses de vida recomendamos Puppy Gourmet, pasando luego a Maxi Junior hasta que tenga los catorce / dieciséis meses de vida. Estos piensos para cachorros están formulados con materias primas de primera calidad, son muy variados, nutritivos y palatables.

Una vez que nuestro San Bernardo sea adulto, podemos optar por Maxi Adult o Large Breed, piensos muy completos y equilibrados que cubrirán todas sus necesidades a nivel nutricional. Específicamente formulados para perros de tamaño grande, con el tamaño de la croqueta adaptado.

Salud de los perros San Bernardo

El gran tamaño del San Bernardo hace que las displasias de codo y de cadera tengan una alta incidencia en esta raza, igual que la torsión gástrica. El ectropión es también frecuente, por lo que hay que cuidar sus ojos.

Del mismo modo, la cardiomiopatía dilatada y otras enfermedades cardíacas pueden afectar a los ejemplares de San Bernardo. Otro padecimiento a tener en cuenta es el Síndrome de Wobbler, una dolencia neurológica que les provoca problemas cervicales y dolor intenso.