Mimosos como los malteses y achuchables como los Poodle, los perros de la raza Maltipoo son ideales para acompañarte durante una noche de manta y película o para pasar contigo esas aburridas tardes de domingo.

Enamórate de estos canes en miniatura con un corazón enorme. Te lo contamos todo sobre los Maltipoo, unos pequeñines que causan sensación entre las celebrities y que tienen la capacidad de aumentar exponencialmente los likes de cualquier cuenta de Instagram.

Datos básicos

  • Tamaño: entre 20 y 36 cm de altura
  • Peso: entre 2,5 y 6 kilos
  • Esperanza de vida: entre 13 y 15  años
  • Ideales para: vivir en pisos pequeños y en entornos urbanos. Excelentes aptitudes como perros de compañía para personas solas o para familias con niños grandes.

Origen de la raza Maltipoo

La raza Maltipoo tiene una historia relativamente corta, ya que comenzó a criarse en la década de los 90 en los Estados Unidos. Surge del cruce entre el Bichón Maltés y el Poodle. Se trata pues, de un perro “de diseño” creado para fusionar las características más sobresalientes de ambos tipos: la docilidad de un faldero como el Maltés sumada al sedoso pelaje del Poodle.

A pesar de no estar reconocidos oficialmente por ninguna asociación de criadores de perros, son muy buscados por su carácter afectuoso. En la actualidad ya hay ejemplares de cuarta generación de este híbrido, que son muy populares debido a que muchas cantantes, modelos y actrices como Miley Cyrus, Ellen DeGeneres o Jessica Simpson los han elegido como compañeros de vida.

Perro-de-raza-maltipoo

Principales características del Maltipoo

Al no ser una raza oficial todavía no se ha definido un estándar. Sin embargo, pueden mencionarse ciertos rasgos comunes como un cuerpo extremadamente pequeño y peludo. Pese a ello son perros de contextura atlética y, al mismo tiempo, robusta. Suelen ser pesados para su tamaño y pueden duplicar en peso a un Bichón Maltés.

Poseen un manto esponjoso y suave al taco. El pelaje es largo, típico de los Poodles, y puede ser liso u ondulado. También suelen encontrarse ejemplares con el pelo crespado y duro, aunque esto es menos habitual.

Entre los colores más comunes destaca el  plateado, el albaricoque, el beige, el azul, el blanco y el marrón. También hay individuos bicolores que mezclan el blanco con alguna de las tonalidades mencionadas. Por su parte, el hocico puede ser negro o rosado.

¿Cómo es el carácter del Maltipoo?

El Maltipoo es uno de los canes de compañía por excelencia. Si hay algo que le define es su ternura. Adora acomodarse sobre el regazo y pasar largas horas dejándose acariciar. Por eso es perfecto para personas que viven solas y que pueden dedicarle muchas horas.

Su capacidad de adaptación es increíble, ya que puede habituarse a un piso de ciudad o a una casa de campo, aunque preferirá un ambiente pequeño donde pueda tener a su familia siempre cerca.

En el grupo familiar siempre respetará su lugar, ya que no se comporta de manera dominante. Se desenvuelve mejor con niños mayores que jueguen con más tranquilidad. Con los pequeños tiende a ponerse más nervioso, especialmente si son bruscos con él.

Uno de los rasgos que heredaron de los Poodle es su gran inteligencia, por lo que son fáciles de adiestrar. Tanto es así que muchos criadores les recomiendan como primer perro. Suelen ser obedientes y es muy extraño que no sigan las órdenes de su propietario,  ya que buscan complacerle en todo momento.

En cambio, no suelen ser eficaces como perros guardianes, pues socializan con mucha facilidad con cualquier extraño. Asimismo, suelen establecer relaciones muy fructíferas con otras razas e incluso con otros animales como los gatos.

Maltipoo-jugando-en-el-jardín

Cuidados para los perros de raza Maltipoo

Como puede intuirse a primera vista, el cuidado de su pelaje es primordial. Sus rizos necesitan peinarse todos los días. Esto se debe a que su pelo es tan fino que se enreda con mucha facilidad. Los cortes de pelo son recomendables para facilitar el peinado y también durante la época estival para evitar los golpes de calor. Los baños deben ser más frecuentes que con otras razas: una vez al mes bastará para mantener su manto reluciente.

Otro punto a su favor es que prácticamente no pierden pelo durante la muda. Además, gracias a la herencia Poodle, el pelaje suele ser hipo-alergénico, por lo que es una buena opción para personas con alergias.

Aunque parezcan algo remolones, los Maltipoo disfrutan mucho de la actividad física, un rasgo heredado del Bichón Maltés. Un par de paseos al día de 30 minutos será más que suficiente para mantenerles en forma. Suelen destacar en juegos como perseguir la pelota y también en el Agility.

Hay que tener en cuenta que se trata de un perro bastante frágil, que puede ser lastimado con facilidad. Por ello, hay que cuidarlo cuando interactúa con menores pues algunos tienden a tratarlo como un juguete debido a su tamaño. Durante los paseos, lo mejor es identificar y evitar posibles altercados con otros perros.

Si bien los Maltipoo se adaptan a todo tipo de ambientes, nunca se acostumbrarán a pasar largos períodos en soledad. Podrían desarrollar un comportamiento desagradable, con ladridos constantes.

La salud de los perros Maltipoo

La salud de estos canes suele ser más fuerte que la de sus progenitores. Esto hace que sean menos propensos a enfermedades congénitas y de carácter genético. Sin embargo los ejemplares de esta raza suelen presentar algunas afecciones como atrofias de retina o pancreatitis.

La luxación patelar es otro problema habitual, relacionado con la malformación de las extremidades posteriores y que a menudo requiere de una cirugía correctora.

Además, los perros jóvenes tienen cierta incidencia de padecimientos como la hipoglucemia o la epilepsia.  Otra enfermedad que se presenta habitualmente en cachorros menores de dos años es el Síndrome de White Shaker, que causa temblores y falta de coordinación.

Finalmente, los machos suelen sufrir de Criptorquidia, una condición que impide que los testículos bajen hacia el escroto y que hace necesaria su castración.